Compartir informacion Facebook y Whatsapp.
Publicado por Txema a las 20:50 en Alertas
Importante, en algún momento cuando accedáis al WhatsApp o actualizar a una versión nueva os va a pedir Aceptar la nueva política de uso. NO le deis a aceptar, tenéis que darle a una flechita qué hay debajo  a la derecha del Aceptar y aparecerá para quitar un tick de compartir la información entre Whatsapp y Facebook. Si le dais a aceptar directamente todo lo que hagáis será compartido automáticamente con Facebook y otras posibles redes sociales de la compañía.
Sí ya le disteis a aceptar hay solución.
Alternativamente, una vez aceptes el cambio en los términos de uso, tendrás 30 días para dar este mismo segundo paso yendo a “Ajustes > Cuenta> Compartir la información de mi cuenta”, y rechazando compartir tus datos con la red social.
Es bueno que compartas este mensaje con tus contactos para que la gente sepa las nuevas clausulas abusivas de WhatsApp.
Sin comentarios
Como cambiar la pila interna del ordenador.
Publicado por Txema a las 11:50 en Ordenadores

Este os lo dejo en plan video tutorial:

Parte 1

Parte 2

Espero que os sea útil.

Sin comentarios
Los ordenadores mas ecológicos.
Publicado por Txema a las 22:23 en Ordenadores

El criterio medioambiental está cada vez más presente en la industria informática. La creciente concienciación de la sociedad, la cada vez más exigente legislación, el tirón publicitario de lo “verde” o el avance tecnológico han supuesto la creación de ordenadores más ecológicos, o menos contaminantes. Las empresas intentan que sus nuevos modelos sean cada vez más eficientes en el consumo de energía, se reciclen mejor, utilicen componentes menos tóxicos, se recarguen con energía renovable, etc., pero no todas son iguales. Este artículo señala los ordenadores más ecológicos y las marcas convencionales que más tienen en cuenta el aspecto medioambiental y se fija en el impacto ambiental de los nuevos sistemas virtuales de la denominada “nube”.

Los ordenadores más ecológicos Iameco (“Yo soy eco” en inglés): creado por la compañía irlandesa MicroPro Computers, este portátil de pantalla táctil de 15,6 pulgadas genera un 70% menos de dióxido de carbono (CO2) que otro convencional de similares características, gracias a su gran eficiencia energética. El 98% de sus materiales se pueden reciclar y el 20% se pueden reutilizar de forma directa en otros ordenadores, como su carcasa de madera. También usa componentes que facilitan su reparación y actualización, de forma que su vida útil pueda llegar a los diez años, en vez de los tres a cinco años de los convencionales. Los clásicos ventiladores se sustituyen por tubos de cobre y disipadores de calor, con menor consumo energético y un ruido casi nulo. Gracias a este tipo de detalles, es el primer ordenador de su clase en obtener el certificado ecológico de la Unión Europea. Se espera que salga a la venta en septiembre con un precio mínimo de 850 euros.

Recompute: la carcasa de este ordenador de sobremesa es de cartón y su diseño eficiente reduce el uso de materiales, el consumo energético y el ruido para lograr un ciclo de vida sostenible. A pesar de su aparente fragilidad, puede soportar más de 300 kilos de peso. Su importe mínimo es de 477 euros.

Gyy: la empresa de software libre española iUnika presentaba en 2009 este prototipo de portátil de 8 pulgadas. La carcasa, construida con un bioplástico de almidón, harina de maíz y celulosa, era biodegradable y tenía placas solares para recargar su batería. Sin embargo, la empresa ha desaparecido y se ha quedado en una bonita idea.

PlantBook: los coreanos Seunggi Baek y Hyerim Kim proponían este diseño de portátil que imita una planta (de ahí su nombre) al enrollarse como un tronco de bambú y utilizar el agua para recargarse gracias a una pila de combustible que utiliza electrólisis.

Ordenadores de marcas convencionales: ¿cuáles son los más ecológicos?

La organización ecologista Greenpeace publica desde hace varios años diversos informes que evalúan el comportamiento medioambiental de los principales fabricantes de ordenadores y teléfonos móviles. En su última edición de la ‘Guía para una Electrónica más verde’, lanzada en noviembre de 2011, solo dos compañías aprobaban: HP, con 5,9 sobre 10, y Dell, con 5,1. Se quedaban cerca del aprobado Nokia (4,9), Apple (4,6) y Philips (4,5). Las marcas con peor nota eran RIM (1,6), Toshiba (2,8), LG Electronics (2,8) y Acer (2,9).

En la última Encuesta de Electrónica Verde, dada a conocer a principios del año pasado, Greenpeace invitaba a 21 marcas a probar algunos de sus modelos en siete categorías. En ordenadores de sobremesa ganaba como el más ecológico el HP Compaq 6005 Pro Ultra-slim, en portátiles el Asus UL30A, en netbooks el Acer TM8172, en monitores el Asus VW-247H-HF, en teléfonos móviles el Samsung GT-S7550 (Blue Earth), en televisores el Sharp LC-52SE1 y en teléfonos inteligentes el Sony Ericsson Aspen (M1i). Algunas de estas compañías sacan modelos en los que el adjetivo ecológico cobra protagonismo. El Samsung NC215S funciona con los paneles solares de su cubierta, el Toshiba Portégé R600 está hecho de piezas de plástico reciclado y sin componentes nocivos para el medio ambiente, el Dell Eco Bamboo tiene la carcasa de bambú, al igual que los de la serie “Bamboo” de Asus, etc.

La “nube” contaminante Los sistemas de la “nube” (cloud computing) que permiten alojar a los usuarios programas, archivos o datos en Internet en vez de en su propio ordenador son cada vez más utilizados. Su funcionamiento se basa en centros de datos, grandes ordenadores capaces de gestionar mucha información. Estas máquinas consumen una energía que, a medida que su uso es más popular, también aumenta. Greenpeace se ha fijado en ellas en uno de sus informes, ‘¿Cómo de limpia es tu nube?’, publicado el pasado abril. Según esta ONG, las principales empresas que emplean este sistema, como Amazon, Apple o Microsoft, se basan en “energías sucias” provenientes en gran parte del consumo de carbón. La empresa de la “manzana” respondía que su huella ambiental es menor y que sus centros de datos utilizan energías renovables cada vez más.

Sin comentarios
Teclado Dvorak.
Publicado por Txema a las 16:05 en Ordenadores

El teclado Dvorak es una disposición de teclado patentada en 1936 por August Dvorak y su cuñado, William Dealey. Durante años se fueron introduciendo pequeñas variaciones por el equipo de Dvorak o por el ANSI hasta lo que ahora se conoce como teclado Dvorak. Los usuarios del teclado Dvorak afirman que usan menos movimientos de dedos, incrementan la velocidad de tecleado y reducen los errores en comparación con el teclado estándar QWERTY. Esta reducción en la distancia recorrida por los dedos implica unas mayores velocidades de tecleado, y en los últimos años se cree que reduce las lesiones por movimientos repetitivos, incluyendo el síndrome del túnel carpiano. Aunque el teclado Dvorak no ha conseguido desplazar al QWERTY, su acceso es más fácil en la era del ordenador y todos los sistemas operativos lo incluyen y permiten el cambio de teclados a voluntad. También existen en el mercado de los teclados ergonómicos algunos teclados Dvorak físicos.

Dvorak estudió la distribución de frecuencias de las letras y la fisiología de la mano y creó un teclado para superar los problemas que había identificado en el QWERTY. El teclado que creó se fundamenta en estos principios:

1.Las letras deberían ser tecleadas alternando las dos manos porque hace que la escritura sea más rítmica aumentando la velocidad, reduciendo los errores y la fatiga.

2.Para la máxima velocidad y eficiencia las letras más frecuentes deberían ser las más fáciles de escribir. Esto significa que deberían estar en la línea media, que es en la que reposan los dedos, y bajo los dedos más fuertes. De este modo más del 70% de las pulsaciones se hacen sobre la línea media.

3.Las letras menos frecuentes deberían estar en la línea inferior, que es la más difícil de alcanzar.

4.La mano derecha debería hacer más trabajo, porque la mayoría de la gente es diestra.

5.Los dígrafos no deberían ser escritos con dedos adyacentes.

6.Las pulsaciones deberían generalmente moverse desde los bordes del teclado hacia el centro. Una observación de este principio es que, para mucha gente, cuando golpea una mesa con los dedos en secuencia es más fácil ir del meñique hacia el índice, que viceversa. Este movimiento en un teclado se llama ‘flujo pulsativo centrípeto’ (inboard stroke flow).

Inicialmente el teclado Dvorak se diseñó para el idioma inglés. En otros idiomas las frecuencias de las letras, las secuencias de letras y los dígrafos son diferentes. Además hay letras que no existen en inglés. Para otros idiomas los principios de Dvorak se han aplicado y en el diseño español las letras ‘h’ y ‘r’ están cambiadas respecto al diseño inglés.

El diseño fue completado en 1932 y en 1936 obtuvo la patente “US patent 2040248”.

El American National Standards Institute (ANSI) aceptó el teclado Dvorak como una alternativa de teclado estándar en 1982. El estándar es el X3.207:1991 (anteriormente X4.22-1983), “Alternate Keyboard Arrangement for Alphanumeric Machines”. El teclado ANSI Dvorak estaba disponible como opción en la máquina de escribir eléctrica IBM Selectric.

Por cierto, el teclado que todos usamos en nuestros ordenadores se llama QWERTY, el nombre lo recibe por la disposicion de las letras en la fila superior, empezando a leer por la izquierda.

Sin comentarios
La eficiencia energética debe llegar a Internet.
Publicado por Txema a las 9:36 en Ordenadores

Investigadores han analizado la estructura de la red Internet actual y han calculado el consumo de cada una de sus partes para sumar todo. Sólo puede ser una estimación porque no se puede saber cuánta conectividad existe en un momento, pero en base a los datos provenientes de los fabricantes de equipos y de los prestadores del servicio o de las empresas de telefonía, se ha llegado a cifrar que los miles de aparatos electrónicos indispensables para el funcionamiento de la red de redes (CPDs, módems, etc.) precisan entre 170 y 307 Gigawatios, lo que supone aproximadamente el 2% de toda la energía utilizada en nuestro planeta.

Los investigadores cifran en 750 millones los ordenadores existentes, en 1.000 millones los teléfonos inteligentes y en cerca de 100 millones los servidores en todo el mundo.

El problema radica en que la mayoría fueron diseñados sin criterios de eficiencia. Para la renovación de estos aparatos y sistemas, los fabricantes se enfrentan al desafío de hacerlos menos consumidores de energía.

Sin duda, Internet también aporta ahorros globales de energía pero los aparatos que sustentan y hacen operativa la red deben ser más eficientes energéticamente.

Sin comentarios