Teclado Dvorak.
Publicado por Txema a las 16:05 en Ordenadores

El teclado Dvorak es una disposición de teclado patentada en 1936 por August Dvorak y su cuñado, William Dealey. Durante años se fueron introduciendo pequeñas variaciones por el equipo de Dvorak o por el ANSI hasta lo que ahora se conoce como teclado Dvorak. Los usuarios del teclado Dvorak afirman que usan menos movimientos de dedos, incrementan la velocidad de tecleado y reducen los errores en comparación con el teclado estándar QWERTY. Esta reducción en la distancia recorrida por los dedos implica unas mayores velocidades de tecleado, y en los últimos años se cree que reduce las lesiones por movimientos repetitivos, incluyendo el síndrome del túnel carpiano. Aunque el teclado Dvorak no ha conseguido desplazar al QWERTY, su acceso es más fácil en la era del ordenador y todos los sistemas operativos lo incluyen y permiten el cambio de teclados a voluntad. También existen en el mercado de los teclados ergonómicos algunos teclados Dvorak físicos.

Dvorak estudió la distribución de frecuencias de las letras y la fisiología de la mano y creó un teclado para superar los problemas que había identificado en el QWERTY. El teclado que creó se fundamenta en estos principios:

1.Las letras deberían ser tecleadas alternando las dos manos porque hace que la escritura sea más rítmica aumentando la velocidad, reduciendo los errores y la fatiga.

2.Para la máxima velocidad y eficiencia las letras más frecuentes deberían ser las más fáciles de escribir. Esto significa que deberían estar en la línea media, que es en la que reposan los dedos, y bajo los dedos más fuertes. De este modo más del 70% de las pulsaciones se hacen sobre la línea media.

3.Las letras menos frecuentes deberían estar en la línea inferior, que es la más difícil de alcanzar.

4.La mano derecha debería hacer más trabajo, porque la mayoría de la gente es diestra.

5.Los dígrafos no deberían ser escritos con dedos adyacentes.

6.Las pulsaciones deberían generalmente moverse desde los bordes del teclado hacia el centro. Una observación de este principio es que, para mucha gente, cuando golpea una mesa con los dedos en secuencia es más fácil ir del meñique hacia el índice, que viceversa. Este movimiento en un teclado se llama ‘flujo pulsativo centrípeto’ (inboard stroke flow).

Inicialmente el teclado Dvorak se diseñó para el idioma inglés. En otros idiomas las frecuencias de las letras, las secuencias de letras y los dígrafos son diferentes. Además hay letras que no existen en inglés. Para otros idiomas los principios de Dvorak se han aplicado y en el diseño español las letras ‘h’ y ‘r’ están cambiadas respecto al diseño inglés.

El diseño fue completado en 1932 y en 1936 obtuvo la patente “US patent 2040248”.

El American National Standards Institute (ANSI) aceptó el teclado Dvorak como una alternativa de teclado estándar en 1982. El estándar es el X3.207:1991 (anteriormente X4.22-1983), “Alternate Keyboard Arrangement for Alphanumeric Machines”. El teclado ANSI Dvorak estaba disponible como opción en la máquina de escribir eléctrica IBM Selectric.

Por cierto, el teclado que todos usamos en nuestros ordenadores se llama QWERTY, el nombre lo recibe por la disposicion de las letras en la fila superior, empezando a leer por la izquierda.

Sin comentarios
La eficiencia energética debe llegar a Internet.
Publicado por Txema a las 9:36 en Ordenadores

Investigadores han analizado la estructura de la red Internet actual y han calculado el consumo de cada una de sus partes para sumar todo. Sólo puede ser una estimación porque no se puede saber cuánta conectividad existe en un momento, pero en base a los datos provenientes de los fabricantes de equipos y de los prestadores del servicio o de las empresas de telefonía, se ha llegado a cifrar que los miles de aparatos electrónicos indispensables para el funcionamiento de la red de redes (CPDs, módems, etc.) precisan entre 170 y 307 Gigawatios, lo que supone aproximadamente el 2% de toda la energía utilizada en nuestro planeta.

Los investigadores cifran en 750 millones los ordenadores existentes, en 1.000 millones los teléfonos inteligentes y en cerca de 100 millones los servidores en todo el mundo.

El problema radica en que la mayoría fueron diseñados sin criterios de eficiencia. Para la renovación de estos aparatos y sistemas, los fabricantes se enfrentan al desafío de hacerlos menos consumidores de energía.

Sin duda, Internet también aporta ahorros globales de energía pero los aparatos que sustentan y hacen operativa la red deben ser más eficientes energéticamente.

Sin comentarios